Video

Ian Coleman - First 4 Trading
En este video, Ian Coleman, de First4Trading.net, explica a través de un análisis técnico de gráficos por qué está negociando el cruce de divisas dólar australiano-dólar estadounidense (AUDUSD). El analista está buscando comprar el par en 0,7739, con un stop en 0,7700. Su objetivo es de 0,7840.
Artículo / 13 Abril 2018 a las 17:05 GMT

Entrevista póstuma a Karl Marx: "Hoy vivimos una revolución monetaria"

Director de operaciones / DIF Broker
Portugal
Entrevista póstuma a Karl Marx: "Hoy vivimos una revolución monetaria"
Fue hace 170 años, más exactamente en 1848, que Karl Marx fundó el socialismo científico con su libro “El manifiesto comunista”; luego, en 1870, escribió el célebre libro “El capital”.

Alemán de nacimiento, Marx quedó vinculado a partir de entonces a una doctrina económica que forjó su camino hasta el día de hoy. Esta es la entrevista a título póstumo del padre de las grandes fuerzas partidarias de la izquierda.
 
Pregunta: Al socialismo se lo recuerda todos los días como una teoría económica, pero Usted nunca fue especialista en economía, ¿verdad?
 
Respuesta: Fui teórico en el campo de la filosofía y de la sociología, y elaboré inmensos tratados y ensayos sobre las clases, los medios de producción, el capital y las fuerzas opresoras. Al hacerlo, hablaba de economía, porque al contrario de lo que ocurre hoy, la economía siempre fue la observación del comportamiento humano, y no esta pseudociencia basada en estadísticas y matemáticas.
 
Pregunta: Su libro “El manifiesto comunista”, criticaba el capitalismo y proponía una nueva forma de organización político-económica de la sociedad. ¿Es así?
 
Respuesta: Exactamente. El sistema capitalista de 1848 tenía un sistema de producción que creaba profundas injusticias sociales. Era una época en la que las fuerzas productivas de la sociedad estaban en conflicto con las relaciones existentes de la producción. Dije, y lo repito, no es la conciencia de las personas lo que determina su estatus social, sino su estatus social lo que determina su conciencia.
 
Pregunta: ¿Quiere decir que las personas piensan lo que tienen que pensar cuando lo tienen que hacer?

Respuesta: Exactamente. El futuro depende del pasado; lo que ocurrió en mi época tenía que ocurrir. Por esa misma razón, no entiendo cómo aún hoy se da tanta importancia al socialismo con el mismo patrón de hace más de 100 años. Los tiempos cambiaron. Hoy los medios de producción no son los mismos. No vivimos una revolución industrial; vivimos una revolución, sí, pero monetaria. Falta trabajo porque se lo está sustituyendo por la robótica, falta empleo joven, porque aquellos que tienen empleo no dan lugar a los más jóvenes, pero lo que no falta es dinero. Lo único que existe hoy en exceso es el dinero creado por los bancos centrales. En mi época, el dinero era un bien escaso, hoy se lo crea electrónicamente, sin que se necesite más que una decisión.
 
Pregunta: ¿El socialismo de su época ya no tiene razón de ser en los tiempos que corren?

Respuesta: El socialismo tiene sentido cuando existe dinero para gastar. Cuando el dinero de aquellos que producen no es suficiente para aquellos que están desempleados es necesario encontrar un nuevo concepto. Eso no se está haciendo. Lo que existe hoy es deuda, que tampoco es dinero. Los dueños del capital de mi época serían hoy los bancos centrales. Recuerdo que en mi época, las bases de la economía eran la producción y la manufactura a través de las industrias. El ahorro era un factor determinante para la supervivencia de las personas. Hoy, el modelo económico se basa en deuda y consumo, por lo tanto es una situación muy diferente. Lo que es igual es el nivel de ahorro de las familias, que es muy bajo, pero por razones diferentes. Hoy las familias se endeudan para comprar cosas que no necesitan con dinero que no tienen. Claro que el consumo no es solo de las familias: los gobiernos también gastan dinero, a un ritmo avasallador. Siempre dije que los modelos económicos basados en deuda y consumo estaban destinados al fracaso.
 
Pregunta: Si tuviera ahora la posibilidad de intervenir, ¿cuál sería su solución?

Respuesta: Ahora me queda claro, después de todos estos años, que no existe igualdad entre las personas ni la puede haber. Todos somos diferentes, todos tenemos anhelos diferentes, objetivos diferentes, creencias diferentes. Lo que debemos tener todos son las mismas oportunidades para hacer aquello que más nos gusta y buscar más y mejor conocimiento. Para permitirlo, es necesario el dinero y el acceso a éste. Los bancos centrales necesitan ser de todos y no solo de algunos. Si me fuera posible intervenir, lucharía ahora por bancos centrales de la seguridad social en beneficio de todos y no los actualmente existentes, en beneficio de algunos. Los déficits de los gobiernos actuales no consideran las responsabilidades futuras con la seguridad social y las pensiones, por lo que la situación es manifiestamente peligrosa. Solo un banco central de la seguridad social puede garantizar beneficios futuros. A la próxima crisis no se la puede defender con más deuda ni con tasas más negativas aún. El marxismo del pasado tenía como objetivo traer toda la propiedad bajo el control del Estado; el marxismo del futuro debería tener el control de los bancos centrales.
 
Pregunta: Reconoce, no obstante, que el marxismo del pasado resultó en el desastre de la Unión Soviética, en China, en Cuba, etc. ¿Por qué piensa que no sería un desastre el marxismo del futuro con el control de los bancos centrales?
 
Respuesta: El marxismo pasado fue un desastre porque el pueblo pasó a ser esclavo de las elites gobernantes y, como mencioné, porque las personas no son iguales. El atractivo del comunismo era poder permitir a las personas estar mejor materialmente. La economía se suponía que podía funcionar mejor sin publicidad, sin competencia, sin lujos innecesarios. Desgraciadamente la economía no es una máquina, es el resultado de los deseos individuales. El marxismo del futuro debe estar adaptado a los tiempos. Los bancos centrales ya intervienen en los mercados, forzando la baja de los intereses, comprando acciones, solo que lo hacen para mantener a los actuales intervinientes, esto es, a los bancos; las personas están completamente olvidadas. Con un banco central de la seguridad social, el factor social estaría garantizado. Claro que será necesario modificar el paradigma social. A conceptos como el trabajo se los deberá sustituir por ocupación. Deberá existir una obligación que justifique el derecho a esta remuneración, y esa obligación deberá estar vinculada al conocimiento, al estudio. Tendré todo el tiempo del mundo para preparar un nuevo ensayo sobre el marxismo del futuro; ya podemos programar una nueva entrevista.

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD DE LA WEB

Los miembros del Grupo Saxo Bank se limitarán a proporcionar un servicio de ejecución y acceso a Sala de Inversión que permitirá a la persona ver y/o usar el contenido disponible en, o a través, del sitio web sin que puede modificarse ni ampliarse. Dicho acceso y uso estarán sujetos en todo momento a (i) las Condiciones de Uso; (ii) la Exención Responsabilidad; (iii) la Advertencia sobre Riesgos; (iv) las Normas de Participación y (v) las Notificaciones aplicables a Sala de Inversión y/o su contenido, junto (en su caso) con las condiciones que regulan el uso de hipervínculos en la web de un miembro del Grupo Saxo Bank a través del cual se obtiene acceso a Sala de Inversión. Por tanto, dicho contenido se ofrece exclusivamente a efectos informativos. En concreto, se entenderá que ningún miembro del Grupo Saxo Bank ha otorgado o respaldado asesoramiento alguno en el que se deba confiar así como tampoco una solicitud o incentivo para suscribir, vender o comprar un instrumento financiero. Todas aquellas operaciones o inversiones que realices derivarán de una decisión propia, informada y motivada. Por consiguiente, ningún miembro del Grupo Saxo Bank responderá por ninguna pérdida que pudieras sufrir como consecuencia de cualquiera decisión de inversión adoptada al confiar en la información disponible en Sala de Inversión, o como consecuencia del uso de Sala de Inversión. Las órdenes lanzadas y las operaciones ejecutadas se entenderán lanzadas y ejecutadas por cuenta de la persona de la entidad del Grupo Saxo Bank que opere en la jurisdicción en la que resida el cliente y/o con quien el cliente hubiera abierto y mantuviera su cuenta de trading. Al operar a través de Sala de Inversión el Grupo Saxo Bank será la entidad que actuará como contraparte en todas las operaciones realizadas. Sala de Inversión no ofrece (y así deberá interpretarse) asesoramiento fiscal, sobre trading, inversión, o financiero, ni asesoramiento de cualquier otro tipo, por recomendación o proveniente del Grupo Saxo Bank, y sus servicios no se interpretarán como un registro de nuestros precios de trading, ni una oferta o un estímulo o solicitud de suscripción, compra o venta de cualquier instrumento financiero. En tanto algún contenido se hubiera elaborado en el marco de una investigación sobre inversión, aceptas que dicho contenido no se ha elaborado de conformidad con las condiciones legales previstas para promocionar la independencia de la investigación de mercado y, por tanto, en virtud de [indicar las leyes aplicables] por ejemplo, se consideraría una comunicación de marketing. El contenido de Sala de Inversión no pretende constituir una investigación sobre inversión independiente, por lo que no está sujeto a cualesquiera prohibiciones relativas a la revelación de investigaciones de inversión. Por favor lea nuestro aviso legal de forma completa:
- Investigación sobre inversión no independiente
- Aviso Legal completo

Acceda a su bandeja de entrada y compruebe si tiene un mensaje de correo electrónico nuestro para activar completamente su perfil. ¿No ha recibido el correo electrónico? Le hemos enviado de nuevo el mensaje de correo electrónico de confirmación